.
Todos los Personajes de la Vecindad y de Chespirito

Personaje: Señor Hurtado

Un vecino que se dedicó a hacer algunos males dentro de la Vecindad, pero que recapacitó a tiempo y remendó su error.
.

Un nuevo vecino tiene mucha importancia en la historia del episodio, ya que alrededor de él surge un tema muy importante en el que involucra a todos en la Vecindad, se trata del Señor Hurtado.

José Antonio Mena como el "Señor Hurtado"

José Antonio Mena como el «Señor Hurtado»

A pesar de verse como una persona pacífica y atenta, resulta ser un ladrón, ya que se adueña de objetos personales tanto de don Ramón, como de doña Clotilde y doña Florinda. Entre los objetos que roba, están planchas, una escopeta y curiosamente, los calzones de doña Florinda.

Debido a su personalidad, nadie duda de él y con su «astucia» logra evadir cualquier acusación en su contra.

Cuando parecía que lo iban a descubrir, logra esconder un objeto robado dentro del barril del Chavo, lo que genera un problema hacia nuestro personaje, ya que al ver el objeto dentro del barril, asocian con que él fue el ladrón.

Ricardo de Pascual como el "Señor Hurtado"

Ricardo de Pascual como el «Señor Hurtado»

El plan del señor Hurtado es abandonar la vecindad lo más rápido posible y le confirma a sus vecinos que ese mismo día dejará la vecindad. El plan no sale como lo esperaba y tras escuchar al Chavo decir que habló con el padre de la iglesia, el señor Hurtado se arrepiente de lo que hizo y decide devolver todo lo robado.

Este particular nombre de personaje, se convierte en un problema para el Chavo ya que no logra memorizarlo, por lo que lo escuchamos decirle «Señor Volado» o «Señor Robado».

Este episodio tuvo dos versiones y el personaje se interpretó por dos distintos actores.

Acerca del actor

En la primera versión del episodio (1974), el personaje fue interpretado por José Antonio Mena; dos años más tarde (1976), el actor Ricardo de Pascual (que también interpretó a otro personaje «El Señor Calvillo») fue quién le dió vida al señor Hurtado.

La niña que llega a aportar el lado inocente entre las niñas de la vecindad y a pesar de sus pocas participaciones, logra tomar presencia en las lecciones de escuela con sus sanas intervenciones.
La Vecindad no siempre estaba en las mejores condiciones y definitivamente ocupaba mantenimiento, por lo que un plomero era necesario para solucionar problemas de tuberías.
La madre de Quico, una mujer viuda con un carácter bastante difícil y que muestra su desconformidad hacia los vecinos. A pesar de ello, no abandona la vecindad y aprende a vivir con la "chusma". Posee un mal carácter pero lo disimula al entrar en contacto con el Profesor Jirafales.