.
El Verdadero Gran Homenaje a Don Ramón

Confusiones de Don Ramón

Los posibles nervios hacen que nuestro personaje siempre confunda las palabras al conversar con el Señor Barriga; recordamos todas esas frases.

.

Podemos interpretar que sus confusiones se deben a los nervios por tener a su casero al frente y no poder tener el dinero de la renta; lo cierto del caso es que es recurrente que don Ramón se confunda y no pueda dar bien la frase cuando conversa con el Señor Barriga. Recopilamos estos grandes y graciosos momentos en la Vecindad.

Homenaje a don Ramón - Confusiones con el Sr. Barriga

  • Tiene usted razón en colgar esa barriga, señor Anuncio.
  • Barriga, señor Arriba!
  • Entonces qué, señor Barba, ¿le afeitamos la barriga?
  • Un momento, usted no se va de aquí sin su barriga, señor Bola.
  • ¿No quiere que le den barriga, señor Bola?
  • Bueno, entonces usted dirá para que soy barriga señor Bueno.
  • No les haga barriga, señor Caso.
  • Se le nota que tiene usted mucha barriga, señor Condición.
  • …señor!, yo soy incapaz de hacer una cosa como esa, y menos a una persona como usted que es todo barriga señor Corazón.
  • Señor corazón, eso se llama tener barriga.
  • Pierda barriga, señor Cuidado.
  • …no tenga la menor barriga, señor Duda.
  • Perdóneme, pero sufre usted una barriga, señor Equivocación.
  • Fíjese como ha acumulado barriga el señor Fortuna.
  • Y de que color quiere su barriga señor Globo?.
  • Hay muchos pintores de brocha barriga, señor Gorda.
  • Perdón señor Intención, no fue mi barriga.
  • A propósito, quién le entrega a usted la barriga señor Leche?.
  • A usted también se le fundió la barriga señor Luz?.
  • De ninguna barriga, señor Manera!
  • Le van a quedar de barriga, señor Maravilla.
  • Me está usted amenazando de barriga, señor Muerte?.
  • Feliz barriga, señor Navidad.
  • Y que hay de barriga, señor Nuevo?
  • Le echaste la tierra en la barriga al señor Ojos?.
  • Lo que le pido es un poquito de barriga, señor Paciencia.
  • Usted tiene 190 de barriga, señor Promedio?.
  • Por que tanta barriga, señor Prisa?.
  • Hace usted muy bien en poner esa barriga, Señor Prohibición.
  • Por que siempre ha de agarrar de barriga al señor Puerquito?.
  • No hay nadie que toque tan bonito la barriga, señor Puerta.
  • Tiene usted toda la barriga, señor Razón.
  • Más barriga al señor Respeto.
  • … digo, que no se puede estar siquiera un minuto sin chuparle la barriga al señor Sangre?.
  • Entonces que señor Suela, le cambiamos la barriga?.
  • Habemos hombres que nacemos sin barriga, señor Suerte.
  • Que barbaridad!, de verdad que tiene usted muy poca barriga, señor Suerte.
  • Es cuestión de barriga, señor Tiempo.
  • Le estoy pidiendo un poquito de barriga, señor Tiempo.
  • Y tu Chavo, ay de ustedes donde vuelvan a decir que el señor Tinaco parece barriga.
  • Pero bien que le echaste la barriga en los ojos al señor Tierra.
  • ¡Es usted una barriga, señor Vaciado!
  • … es la pura barriga, señor Verdad.
  • Tome usted en cuenta que esa tubería esta muy barriga, señor Vieja.
  • Anda Quico; ve con el Chavo y le dices que al señor Zapato le urge su barriga.
  • Que barriga, señor Milagro!.
  • La barriga es lo último que se pierde, señor Esperanza.
  • Si vuelven a jugar fútbol en el patio, el señor Pelota les desinfla la barriga.
  • Mira nada mas como le dejaste la barriga al señor Saco!»